22 de agosto de 2008

El otro Korea

El problema de desarrollarte tan precipitadamente es que se generan contrastes entre las antiguas generaciones y las nuevas. Y resulta impactante ver entre Hyundais, moviles con tv incorporada y camaras digitales a las antiguas campesinas que bajan a la ciudad a vender lo invendible. Quiza sea habiual en países en vía de desarrollo, pero no deja de ser un símbolo del precio social a pagar por las clases menos favorecidas. Estremecedor.

3 comentarios:

RODOLFO dijo...

todavía dando vueltas por ahi? espero que me estes cogiendo aspirinas en todos lados jeje.
yo pensaba que a mi vuelta estarías ya tranquilito en España.pues nada a ver cuando aterrizas por aqui. Un abrazo muy fuerte.

Gigí dijo...

Decirte que me encantan las fotos de las campesinas de "el otro Korea", y ya voy bocetando para la próxima serie de oriente que después de los arrozales de Guilin me quedé con ganas de más...
Sigue narrándonos aventuras, que igual cuando vuelvas enviamos tu blog a alguna cadena de viajes_que_te_pasas por el mundo y te fichan!
Muchos besos
Gigí

minerva dijo...

Qué fotos!!! me puedes prestar alguna para el colectivo????
Voy a explotar verde de envidia ... cada vez que leo tus andanzas....un poco hulk.

sigues siendo lindo al otro lado del globo, mira que tener alergia al loto, qué mono!!!!
besos
minerva